5 Sacrificios que Estoy Dispuesto a Hacer en Mi Matrimonio? ¿Y Tú?

Sacrificio: renunciar a algo por el bien de una causa mayor.

¿Qué estás dispuesto a sacrificar por la causa mayor del matrimonio? Muchos matrimonios fracasan porque los cónyuges no están dispuestos a sacrificarse por la unión. Cada persona debe tomar una decisión personal de sacrificarse, de darse a sí misma sin quejas ni rencor, y sin esperar algo a cambio. Te sacrificas porque deberías. Periodo.

Admito que un estilo de vida de sacrificio en el matrimonio no es fácil. Se necesita trabajo, reflexión y compromiso diario. Pero la belleza y las bendiciones que se derivan del sacrificio superan con creces las supuestas pérdidas. Al compartir 5 sacrificios que hago en mi matrimonio, te animo a pensar en los sacrificios que debes hacer por el bien de tu relación.

Sacrificaré mi necesidad de tener razón.

Hay momentos en que simplemente sabes que tienes razón y que tu cónyuge está equivocado. ¿Verdad? El debate puede seguir y seguir, durante varios días, cuando se sienta que es necesario tener razón. A mi esposo y a mí nos llevó más de una década madurar para salir de esta fase, pero ahora que entendemos cuánto tiempo desperdiciamos discutiendo sobre quién tiene razón, seguimos adelante y estamos de acuerdo en estar en desacuerdo. Abandonamos nuestro orgullo y recogemos nuestros votos, que requieren que nos honremos y respetemos los unos a los otros. El proceso de aprendizaje también incluyó reconocer que cuanto más tratamos de probar que la otra persona está equivocada, más pequeña la hacemos sentir. No quiero que mi marido se sienta pequeño en nuestro matrimonio. Deseo que sea grande, grande, según todo lo que Dios ha puesto en él. Así que, si eso significa sacrificar mi necesidad de tener razón, que así sea.

Sacrificaré mi pasado.

Todo el mundo tiene un pasado. Algunas cosas son buenas, otras no son tan buenas. Cuando te casas, el pasado no desaparece milagrosamente solo porque estés entusiasmado con el futuro. A veces, el pasado hace una entrada en la relación como nunca antes y termina preguntándose por qué su cónyuge está actuando fuera de su carácter. Si no tienes cuidado, las relaciones pasadas, las experiencias de la infancia y los eventos traumáticos socavarán la vida de tu matrimonio sin que ni siquiera sepas por qué. En algún momento, debes estar dispuesto a sacrificar temas de tu pasado, o como decimos en la iglesia, ponerlos en el altar, para sanar y seguir adelante. Esto significa dejar de hablar de tu ex, dejar de culpar a mamá y papá, dejar de esperar que el nuevo cónyuge actúe como el antiguo cónyuge. . . en otras palabras, deja de vivir en el pasado. Sacrificaré mi pasado para asegurar un futuro con mi cónyuge.

Sacrificaré el sueño.

Esto puede no parecer un gran problema para la mayoría de las personas, pero cualquier persona que haya tenido un recién nacido en la casa sabe lo importante que es dormir. Hay momentos en que su cónyuge necesita que esté despierto, ya sea para escuchar, para ayudar con un proyecto o para estar presente en el momento. A menudo he dicho, «Me quedaré despierto por ti, nena», mientras obligaba a mis ojos a permanecer abiertos. A veces es difícil, especialmente cuando has trabajado a tiempo completo, hecho los deberes, preparado la cena y preparado la ropa escolar para el día siguiente. Pero, ¿con qué frecuencia su cónyuge, particularmente sus maridos, dicen:» Necesito su ayuda » a última hora de la medianoche? Mientras mi cuerpo no se estrelle contra mí, sacrificaré el sueño para ganar tiempo íntimo con mi esposo.

Sacrificaré el crédito por el trabajo que hago.

Uno de los signos del amor inmaduro es recordarle a su cónyuge cuánto hace en la relación. «Nunca haces esto.»Siempre hago eso.»»¿Cuántas veces lo hiciste contra cuántas veces lo hice yo?»El amor maduro reconoce que no tienes que obtener crédito o tener tu nombre en luces cada vez que haces algo en el matrimonio. Como reunión de ayuda, ayudo a mi esposo detrás de escena todos los días. Esto solía molestarme hasta que maduré espiritualmente. Ahora sé que mi papel entre bastidores es el más importante de su vida. Entonces, ¿a quién le importa el crédito? A decir verdad, Dios merece todo el crédito de todos modos.

Sacrificaré mis objetivos independientes.

Sé lo que algunos de ustedes están pensando, ¿de qué diablos está hablando? De verdad, cuando te casas, la vida ya no se trata de ti. Es sobre el sindicato y la familia. Antes del matrimonio, tenía metas independientes que se adaptaban a una mujer soltera. Una vez que Dios me asoció con mi esposo, desarrollamos metas interdependientes. Esto no significa que no sea un individuo con mis propias pasiones. Lo que significa es que no puedo huir y hacer lo que quiero hacer solo porque quiero hacerlo. Con alegría sacrifico algo de independencia para ganar interdependencia, que es un estado de ser espiritual, emocional y físico bendecido y mezclado.

Según mi lista, algunas personas pueden preguntarse qué sacrifica mi esposo. Bueno, el último sacrificio es su vida. Moriría por mí y por nuestra hija sin dudarlo. Sé esto. Hace mucho más, pero eso de ahí mismo, entregando su vida, nada se compara con eso. Lo que hemos encontrado, sin embargo, es que cuando los dos nos sacrificamos tan a menudo como podemos, se satisfacen las necesidades de todos. Los sacrificios, entonces, no parecen sacrificios en absoluto.

familia BMWK, ¿qué sacrificios haces por tu matrimonio?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.